MARCO GENERAL DE EVALUACIÓN

MARCO GENERAL DE EVALUACIÓN

El Premio Nacional evalúa la gestión de las organizaciones de manera sistémica en función de tres aspectos fundamentales:

  • Contar con un ciclo de mejoramiento (PHVA o VECAM).
  • La coherencia entre el enfoque, la implementación y los resultados.
  • Referenciación Competitiva (Estadio de desarrollo competitivo de la organización frente a las mejores prácticas de Clase Mundial).

I. CICLO DE MEJORAMIENTO

  • PHVA

El cliclo PHVA (también conocido como Demming o Shewhart) entiende la gestión en 4 diferentes momentos, así: Planear: Es la forma como la organización define sus metas y los métodos para alcanzarlas en los distintos componentes. Hacer: Es la manera como la organización genera acciones para capacitar y entrenar a las partes interesadas, para ejecutar las tareas planteadas y recoger los datos correspondientes a las mismas. Verificar: Son los mecanismos que establece la organización para conocer los resultados de las tareas ejecutadas y evaluar el logro de los objetivos propuestos, tomando como base los datos recogidos en la ejecución. Actuar Correctivamente: Es la aplicación de acciones correctivas necesarias que conduzcan al logro de los objetivos propuestos y al mejoramiento continuo de los procesos de la organización.

 

  • VECAM*

Los líderes de las organizaciones, sean o no los dueños de estas, son quienes al final tienen la responsabilidad del Éxito o fracaso de la misma y difícilmente son quienes van a desarrollar absolutamente todos los procesos, luego sus ideas siempre son una visión (V) que antes de ser desplegada ha de ser entendida, apropiada y por tanto validada por los equipos o personas que han de llevarlas a cabo. En ese marco y tomando en cuenta que culturalmente los colaboradores se empoderan más en la medida en que se les de participación, por un lado, y por otro y muy importante, son quienes realmente saben si las ideas de la alta dirección se pueden llevar a cabo, se hace necesario estructurar (E) dichas ideas con ellos, de manera que el planear del ciclo Shewhart desde la mirada del Modelo Nacional de Excelencia e Innovación conjuga la visión de la alta dirección, y la estructuración de quienes la van a desplegar.

Ahora, más que transformar o hacer algo, -que es la esencia de los procesos-, en las organizaciones se debe generar valor para todas las partes interesadas (stakeholders), y como la generación está asociada a la creación, en las organizaciones por lo que se debe propender es por crear (C), expresión que además de abarcar el concepto de transformación lleva implícita la posibilidad de innovar.

Ahora, desde cualquier perspectiva de la ciencia de la administración la supervisión es necesaria, y no tanto por el control de los recursos o en función del logro de objetivos, -lo cual tiene mucho que ver con la gestión de proyectos-, sino porque las organizaciones son entidades vivas que deben aspirar a crecer y/o, por lo menos, deben contar con dinámicas de reflexión que les permitan observarse a sí mismas y buscar optimizar sus procesos constantemente. Dichas dinámicas de reflexión, -que por supuesto requieren implícitamente elementos de control o indicadores (sin que ello los convierta en la razón de ser del control), al final lo que logran son aprendizajes (A) que se convierten en líneas de base para la sostenibilidad y el crecimiento, de manera que cuando se implementen las acciones de optimización, la organización va a mejorar (M), a ser más sostenible, y eventualmente a crecer.

De acuerdo con lo anterior, el Modelo Nacional de Excelencia e Innovación enmarca el ciclo de mejoramiento denominado VECAM por sus iniciales, así:

  1. Visionar (Dirección)
  2. Estructurar (Dirección y Colaboradores)
  3. Crear (Colaboradores)
  4. Aprender (Dirección y Colaboradores)
  5. Mejorar (Dirección y Colaboradores)

*A partir de: https://www.linkedin.com/pulse/el-ciclo-phva-es-obsoleto-w-alejandro-martinez-bernal

II. COHERENCIA ENTRE EL ENFOQUE, LA IMPLEMENTACIÓN Y LOS RESULTADOS

La evaluación de la organización se centra también en establecer la consistencia y armonía entre los siguientes tres elementos: Enfoque, Implementación y Resultados.

El enfoque: es entendido como la concepción y directrices que orientan a la organización y los métodos utilizados para lograr el propósito establecido en cada tema o factor que se va a evaluar. Se evalúa que sea adecuado para atender el propósito del descriptor en función de la realidad de la organización.

La implementación: es la forma como se lleva a la práctica cotidiana el enfoque. Se analiza su incorporación en las diferentes Áreas y procesos de la organización.

Los resultados, en el Modelo Nacional de Excelencia e Innovación, corresponden al conjunto de logros, impactos y aprendizajes obtenidos mediante la implementación del enfoque. Acá se evalúan los niveles de desempeño en los procesos en función de la realidad organizacional, su comparación con las mejores prácticas, las tendencias a lo largo de los años y la relación de causalidad.

III. REFERENCIACIÓN COMPETITIVA (ESTADIO DE DESARROLLO COMPETITIVO DE LA ORGANIZACIÓN FRENTE A LAS MEJORES PRÁCTICAS DE CLASE MUNDIAL).

Los equipos de evaluadores realizan una valoración integral que incluye aspectos cualitativos y cuantitativos, expresados en términos de Fortalezas, Elementos en Desarrollo y Oportunidades de Mejoramiento, explicitando el nivel de desarrollo de la organización frente a cada uno de los elementos del Modelo Nacional de Excelencia e Innovación, comparando sus prácticas frente a las prácticas de Clase Mundial.

Las Fortalezas: corresponden a las características, aspectos o prácticas que desarrolla la organización de manera sistémica e integral, que ya está arraigada en la cultura organizacional evidenciando buenos resultados, y que están en capacidad de aportar o apalancar el mejoramiento competitivo de toda la organización. Frente a la evaluación cuantitativa, corresponden a valoraciones que van desde el 71% al 100% de las características de Clase Mundial.

Los Elementos en Desarrollo, corresponden a las características, aspectos o prácticas que desarrolla la organización, y que si bien la alejan de una alta vulnerabilidad competitiva, aún no están en capacidad de aportar o apalancar al mejoramiento sistémico e integral de la organización. Frente a la evaluación cuantitativa, corresponden a valoraciones que van desde el 41% al 70% de las características de Clase Mundial.

Las Oportunidades de Mejoramiento, corresponden a las características, aspectos o prácticas que aún no desarrolla, -o que desarrolla en forma inadecuada (no son sistémicas e integrales)- la organización, y que además de no estar generando buenos resultados, hacen vulnerable y ponen en riesgo la competitividad de la organización. Frente a la evaluación cuantitativa, corresponden a valoraciones que van desde el 0% al 40% de las características de Clase Mundial.

EVALUADORES

Los Evaluadores del Premio Nacional a la Excelencia y la Innovación en Gestión, son un equipo de profesionales con conocimientos, experiencia y experticia en temas de gestión y competitividad organizacional, y para el proceso de evaluación cuentan con la orientación técnica de la Corporación Calidad.

Desarrollan el proceso evaluativo en sus tres (3) fases y entregan un documento técnicamente argumentado, tanto a nivel cuantitativo como a nivel cualitativo, de las organizaciones postulantes. Dicho documento será la base del Informe de Realimentación y del análisis que desarrolla el Jurado.

JURADOS

La selección de los miembros del jurado se realizara mediante invitación por parte de la Corporación Calidad. Este grupo incluye a destacados representantes del sector privado (líderes de empresas ganadoras del Premio Nacional), público, académico y diplomático que son reconocidos por su aporte, conocimiento, experiencia y liderazgo en temas de gestión organizacional.

Son los únicos responsables de seleccionar las organizaciones ganadoras.